sábado, 4 de febrero de 2017

HOGAR PROTEGIDO

Llena un tarro con clavos y cristales rotos y entiérralo bajo el porche para proteger una casa de espíritus malignos.